jueves, 1 de octubre de 2015

Granada

A la ciudad del Darro llegó uno de los personajes más enigmáticos de la novela

Grabado de mediados del XIX. Ribera del Darro, actual Avenida Reyes Católicos


Entre los años finales del siglo XIX y los primeros del XX, Aurelio hace un viaje desesperado huyendo del frío y de la soledad. Este viaje "iniciático" le llevará desde la oculta y remota tierra de Las Hurdes, en Cáceres, hasta Granada, pasando por Ávila y toda la Mancha.
 

Al llegar a Granada Aurelio no ha conseguido separarse del frío, pero si descubre una ciudad cálida y acogedora.
En el antiguo mercado de la plaza de San Agustín entra un mundo desconocido de colores y sabores.

Extracto de la novela:
"Atravesó la Mancha entre enero y febrero y no sintió calor. El frío le consumía al tener que dormir al raso. En abril por fin llegó a Granada, pero la nieve presidía la imagen de fondo de la ciudad.
(...)
Recorrió la ciudad y le gustó, era un lugar acogedor, agradable. Le entró hambre. Vio un carro cargado de fruta salir de una calleja y entró por ella. Llegó al mercado de San Agustín y se sintió dichoso..."


Aurelio no podrá quedarse en Granada, y el destino le llevará hasta Málaga, donde sin él pretenderlo se convertirá en un personaje clave en la vida de Pepe Fuentes.

@e_margenes

Recursos de imagen extraídos del blog "El jardín del Albaydero"