jueves, 11 de junio de 2015

Las minas de Río Tinto

Las minas a principios del siglo XX

Río Tinto. Imagen de "El Correo de Andalucía"

Desde finales del siglo XIX y hasta mediados del XX las minas de Río Tinto eran propiedad de la "Rio Tinto Limited Company" allí vivían los empleados ingleses de la Compañía en una especie de paraíso, mientras los mineros vivían en unas condiciones terribles. Esto provocó un sinfín de enfrentamientos. 
Fuente: Catálogo del Museo Minero de Río Tinto

Fernando Luna se trasladó de pequeño con su familia a trabajar en las minas de Río Tinto.

Allí se forjará su personalidad antes de conocer al resto de protagonistas: 

Extracto de la novela:
"Su nombre completo era Fernando Gómez Luna, pero le gustaba utilizar el apellido de su madre, se veía a sí mismo como parte del universo. Él era como la luz de la luna, a la que nadie tiene en cuenta, pero que cuando aparece es capaz de desenmascarar a los que se esconden en la oscuridad.
Estaba convencido de arrastrar una maldición. Había nacido en Niebla, el pueblo de su madre, un lugar lleno de poesía, pero su vida se complicó desde pequeño, primero con su enfermedad y después porque su familia se trasladó a las minas de la Río Tinto Company Limited.
Desde niño Violeta, su madre, se había preocupado por enseñarle a leer y a escribir, y aprendió que uniendo palabras se podía encontrar la verdad, por dolorosa que ésta fuera.
«Errante y amarrado a mi destino 
vago solo y en densa oscuridad. 
¡Siempre viajando estoy, y mi camino 
ni descanso ni término tendrá!»
(El diablo mundo / José de Espronceda) 

Desde que llegaron a las minas, sus vidas..."




Afortunadamente, hoy día, las antiguas Minas de Río Tinto se han convertido en Museo. Es posible contemplar y recrear la historia con cierta perspectiva, e incluso disfrutar de ella


Fuente: Catálogo del Museo Minero de Río Tinto
Fuente: Museo Minero de Río Tinto. http://parquemineroderiotinto.es/